sábado, 3 de mayo de 2014

Dios pensó en la ternura

Dios pensó en la ternura, y la 
plasmó en aquél adorable ser:
UNA MADRE