sábado, 13 de septiembre de 2014

Reflexiones

A veces lo que una persona necesita 
no es una mente
brillante que le hable, sino un corazón
paciente que le escuche