miércoles, 12 de noviembre de 2014

REEFLEXIONES

Nunca te duermas sin un sueño,
ni te despiertes sin un motivo