martes, 27 de enero de 2015

Buenos Días

Buenos Días
Esta mañana llamé a la puerta del cielo.
Y Dios me preguntó: que puedo hacer 
por ti hija mía? yo respondí: Padre, protege
y bendice a la persona que está leyendo
este mensaje. Dios sonrío y contestó.
Petición concedida